Nueva oportunidad para la recuperación de cotización por períodos de prácticas y becas de investigación

Publicado el

Josep Moreno Gené

Nueva oportunidad para la recuperación de cotización por períodos de prácticas y becas de investigación

JOSEP MORENO GENÉ
Profesor Titular de Derecho del Trabajo y Seguridad Social.
Universitat de Lleida

El Real Decreto-Ley 2/2023, de 16 de marzo, de medidas urgentes para la ampliación de derechos de los pensionistas, la reducción de la brecha de género y el establecimiento de un nuevo marco de sostenibilidad del sistema público de pensiones, ha añadido una disposición adicional quincuagésima segunda al Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social (en adelante, DA 52ª TRLGSS), en la que se introduce una nueva regulación de la “inclusión en el sistema de Seguridad Social de alumnos que realicen prácticas formativas o prácticas académicas externas incluidas en programas de formación”.  Dicho precepto no se limita a prever la inclusión en el Régimen General de Seguridad Social (en adelante, RGSS) de aquellas personas que a partir del momento de su entrada en vigor vayan a encontrarse en la situación objeto de regulación de esta norma, sino que dedica su apartado octavo a quienes con anterioridad a su fecha de entrada en vigor ya se hubieran encontrado en la situación indicada en la misma.  Para este amplísimo colectivo se contempla la posibilidad de suscribir un convenio especial, por una única vez, que les posibilite el cómputo de cotización por los períodos de formación o realización de prácticas no laborales y académicas realizadas antes de la fecha de entrada en vigor del Real Decreto-Ley 2/2023, hasta un máximo de dos años, posteriormente ampliados a cinco.

Más tarde, la disposición final undécima del Real Decreto-Ley 8/2023, de 27 de diciembre, por el que se adoptan medidas para afrontar las consecuencias económicas y sociales derivadas de los conflictos en Ucrania y Oriente Próximo, así como para paliar los efectos de la sequía (en adelante, DF 11ª del Real Decreto-Ley 8/2023) complementa este mandato al prever que se faculta a la persona titular del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para adoptar las disposiciones normativas oportunas que posibiliten de manera extraordinaria la suscripción de un convenio especial, a solicitud de los interesados, que permita ampliar, hasta un máximo de 5 años, el cómputo como cotizado de los períodos de formación a que se refiere la disposición adicional primera del Real Decreto 1493/2011, de 24 de octubre, por el que se regulan los términos y las condiciones de inclusión en el RGSS de las personas que participen en programas de formación, en desarrollo de lo previsto en la DA 3ª de la Ley 27/2011 (en adelante, Real Decreto 1493/2011).  A tal efecto, se prevé que se entenderán también incluidos en las situaciones objeto de regulación, los períodos prestados por aquellos que, siendo graduados universitarios y a través de los correspondientes estudios oficiales de doctorado, antes de 4 de febrero de 2006, fecha de entrada en vigor del Real Decreto 63/2006, de 27 de enero, por el que se aprueba el Estatuto del Personal Investigador en Formación (en adelante, EPIF), hayan participado en programas de formación de naturaleza investigadora, tanto en España como en el Extranjero. 

En cumplimiento de estas previsiones se ha aprobado la Orden ISM/386/2024, de 29 de abril, por la que se regula la suscripción de convenio especial con la Seguridad Social a efectos del cómputo de la cotización por los períodos de prácticas formativas y de prácticas académicas externas reguladas en la DA 52ª TRLGSS, realizadas con anterioridad a su fecha de entrada en vigor (en adelante, Orden ISM/386/2024).

En la referida orden ministerial pueden identificarse diferentes supuestos de suscripción de un convenio especial: en primer lugar, el que podría denominarse como “ordinario”, mediante el cual se daría cumplimiento a lo previsto en el apartado octavo de la DA 52ª; y, en segundo lugar, los que la propia norma califica como de carácter extraordinario, con los que se daría cumplimiento a lo previsto en la DA 11ª del Real Decreto-Ley 8/2023. 

El primer supuesto de convenio especial es el que dispone de una regulación más extensa (arts. 1 a 8 de la orden) y con el mismo se pretende que se pueda computar la cotización por los períodos de prácticas reguladas en la DA 52ª TRLGSS que se hubieran realizado antes de su entrada en vigor.  A tal efecto, la Orden ISM/386/2024 lleva a cabo una delimitación positiva y negativa del ámbito de aplicación del referido convenio especial.

Por lo que respecta a la delimitación positiva, se encuentra sometida al cumplimiento de una doble exigencia.  En primer lugar, quien ha realizado las prácticas formativas debe pertenecer a alguno de los siguientes colectivos: a) alumnos universitarios, tanto para la obtención de las titulaciones oficiales correspondientes como para la obtención de títulos propios de las universidades, ya sea un máster de formación permanente, un diploma de especialización o un diploma de experto; b) alumnos de formación profesional, salvo cuando las prácticas se hubieran prestado en el régimen de formación profesional intensiva; y c) alumnos de enseñanzas artísticas superiores, enseñanzas artísticas profesionales y enseñanzas deportivas del sistema educativo.

En segundo lugar, se exige que las referidas prácticas se hayan efectuado con anterioridad a una determinada fecha, que se hace depender del carácter remunerado o no de las mismas.  Si se trata de prácticas no remuneradas, su realización deberá haberse producido con anterioridad al 1 de enero de 2024, que es la fecha en la que finalmente entró en vigor la DA 52ª TRLGSS.  En cambio, si se trata de prácticas remuneradas, su realización debe haberse producido con anterioridad al 1 de noviembre de 2011, fecha de entrada en vigor del Real Decreto 1493/2011. 

Por lo que respecta a la delimitación negativa del ámbito de aplicación del referido convenio especial, la Orden ISM/386/2024 establece que no lo podrán suscribir los pensionistas de jubilación o de incapacidad permanente de la Seguridad Social, salvo en los supuestos previstos en la propia norma.

La vía prevista para el cómputo de cotización correspondiente a los referidos períodos de prácticas consiste en la posibilidad de suscribir, por una única vez, un convenio especial con la Seguridad Social.  Ahora bien, únicamente se contempla el cómputo de la cotización correspondiente a dichos períodos de prácticas hasta un máximo de 1.825 días, lo que se corresponde con los cinco años previstos en la DA 52ª TRLGSS.  Además, se prevé que, en el supuesto de prácticas remuneradas realizadas con anterioridad al 1 de noviembre de 2011, si los solicitantes del convenio ya hubieran suscrito el convenio especial regulado en la DA 1ª del Real Decreto 1493/2011, el período máximo de prácticas a reconocer y computar por el nuevo convenio estará constituido por la diferencia entre 1825 días y el número de días que ya fueron reconocidos y computados en virtud del anterior convenio especial.

Quien pretenda recuperar estos períodos de cotización deberá efectuar la correspondiente solicitud de suscripción del convenio ante la Tesorería General de la Seguridad Social (en adelante, TGSS) o ante el Instituto Social de la Marina si las prácticas se han realizado a bordo de embarcaciones –disposición adicional primera Orden ISM/386/2024-, para lo cual, se dispone de un plazo de dos años a contar desde la fecha de entrada en vigor de la referida orden ministerial, que tendrá lugar el 1 de junio de 2024.  Dicha solicitud deberá ir acompañada de la documentación necesaria para acreditar que el solicitante ha participado en los indicados períodos de prácticas y en la misma deberá hacerse constar, además, si se ha suscrito o no con anterioridad el convenio especial previsto en la DA 1ª del Real Decreto 1493/2011. 

La Orden ISM/386/2024 fija de un modo expreso la protección social que se deriva de la suscripción del convenio especial, estableciendo al respecto que la cotización por los períodos de prácticas reconocidos en el mismo tendrá por objeto la cobertura de las prestaciones de jubilación y de incapacidad permanente y muerte y supervivencia derivadas de contingencias comunes. 

Como contrapartida a la posibilidad de computar la cotización correspondiente a los períodos de prácticas que se deriva de la suscripción del convenio especial, se establece la obligación de quienes lo hayan suscrito de cotizar por estos períodos.  A tal efecto, se establece que la base mensual de cotización estará constituida por la base mínima de cotización por contingencias comunes correspondiente al grupo 7 de cotización del RGSS vigente en el año 2024.  A esta base de cotización se le debe aplicar el tipo de cotización por contingencias comunes vigente en el mismo período.  Una vez calculado por la TGSS el importe total de la cotización que corresponda a las mensualidades por las que se haya formalizado este convenio especial, dicho importe se reducirá mediante la aplicación del coeficiente del 0,77, constituyendo el resultado la cotización a ingresar.

En relación al momento y la manera en que deben ingresarse las cuotas correspondientes al convenio especial, se prevé que el ingreso de las mismas se podrá realizar, a elección del solicitante, mediante un pago único o mediante un pago fraccionado en un número máximo de mensualidades igual al de aquellas por las que se haya formalizado el convenio. 

Por lo que respecta a los convenios especiales que la Orden ISM/386/2024 califica de carácter extraordinario, se encuentran recogidos en la disposición adicional segunda de dicha norma (en adelante, DA 2ª). 

La primera previsión se dirige a los “becarios en programas de formación no dirigidos a la obtención de un título, fueran o no de naturaleza investigadora”, que ya hubieran suscrito un convenio especial al amparo de la DA 1ª del Real Decreto 1493/2011.  Para este colectivo se prevé que puedan solicitar a la TGSS, por una única vez, la suscripción de un convenio especial a fin de posibilitar el cómputo de la cotización correspondiente a los períodos de formación realizados, por la diferencia entre 1.825 días y el número de días que ya les fueron reconocidos y computados en virtud del convenio especial anteriormente suscrito. 

La segunda previsión de suscripción de un convenio especial de carácter extraordinario va dirigida a los graduados universitarios que a través de los estudios oficiales de doctorado hubieran participado en programas de formación de naturaleza investigadora, tanto en España como en el extranjero, con anterioridad al 4 de febrero de 2006, fecha de entrada en vigor del EPIF.  Para este colectivo también se prevé que podrá solicitar a la TGSS, por una única vez, la suscripción de un convenio especial que les posibilite el cómputo de la cotización correspondiente a los períodos de formación realizados, hasta un máximo de 1.825 días.

La posibilidad de recuperar determinados períodos de cotización que ahora se reconoce a aquellas personas que durante períodos más o menos extensos de tiempo han desarrollado prácticas o fueron becarios en programas de formación merece una valoración positiva, no en vano, la recuperación de estos períodos de cotización se va a traducir en el futuro en una mejora de las condiciones de acceso a las pensiones de Seguridad Social y, muy especialmente, a la pensión de jubilación.  Sin embargo, su elevado coste económico, las limitadas posibilidades de fraccionamiento del pago y la previsión de un plazo máximo para su solicitud, podrían suponer, como ya sucedió con el Real Decreto 1493/2011, un cierto obstáculo para que las posibles personas beneficiarias opten por recuperar sus períodos de cotización, con el perjuicio que ello podría ocasionar en el acceso a sus futuras pensiones. .

Briefs AEDTSS, 55, 2024