Estado de las autonomías y negociación colectiva

Publicado el

Nieves Martínez

Estado de las autonomías y negociación colectiva

MARÍA DE LAS NEVES MARTÍNEZ GAYOSO

Profesora Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

Euskadi es diferente, al menos por lo que respecta a sus relaciones sindicales. Los resultados de las elecciones a representantes unitarios en la Comunidad Autónoma vasca (CAV) colocan a ELA (a 31/10/2023 con el 40,98 % de la representación total en la CAV) y a LAB (con un 19,84%) en una posición hegemónica respecto de las restantes organizaciones sindicales, circunstancia ésta que no se da en otras Comunidades Autónomas (ni en Galicia con la CIG ni en Navarra). Este hecho diferencial es reconocido por el bloque de la constitucionalidad a través de las figuras de las organizaciones sindicales más representativas a nivel estatal -CCOO y UGT- y las organizaciones sindicales más representativas a nivel de Comunidad Autónoma.

En este contexto se enmarca el acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno entre aliados políticos en Euskadi PSOE-PNV, uno de cuyos apartados y en el marco del respeto al autogobierno, se refiere a la modificación del artículo 84 del Estatuto de los trabajadores en los siguientes términos:

“Artículo 84. Concurrencia (…)

  1. No obstante lo establecido en el artículo anterior, en el ámbito de una comunidad autónoma, los sindicatos y las asociaciones empresariales que reúnan los requisitos de legitimación de los artículos 87 y 88, podrán negociar convenios colectivos y acuerdos interprofesionales en la comunidad autónoma que tendrán prioridad aplicativa sobre cualquier otro convenio sectorial o acuerdo de ámbito estatal, siempre que dichos convenios y acuerdos obtengan el respaldo de las mayorías exigidas para constituir la comisión negociadora en la correspondiente unidad de negociación y su regulación resulte más favorable para las personas trabajadoras que la fijada en los convenios o acuerdos estatales.
  2. En el supuesto previsto en el apartado anterior, se considerarán materias no negociables en el ámbito de una comunidad autónoma el periodo de prueba, las modalidades de contratación, la clasificación profesional, la jornada máxima anual de trabajo, el régimen disciplinario, las normas mínimas en materia de prevención de riesgos laborales y la movilidad geográfica.”

La redacción vigente de los artículos 83 y 84 ET parte de la base de la disponibilidad absoluta de las reglas sobre estructura y concurrencia, con el resultado de incrementar la capacidad del ámbito estatal para ordenar la estructura de la negociación colectiva y la negociación colectiva a nivel estatal ha hecho uso de dicha posibilidad. Lo cual redunda en una mayor preponderancia del ámbito estatal, si éste decide optar por tenerla. El objetivo declarado de la reforma era lograr una mayor y mejor articulación de la negociación colectiva, objetivo loable. Lo que se ha conseguido en algunos sectores de actividad es una depauperación de las condiciones laborales, al encontrarse en la descentralización a nivel de empresa y en las dificultades para lograr acuerdos de calidad en el nivel estatal, las claves de la devaluación salarial y el aumento de horas y la flexibilidad en la ordenación de la jornada, entre otras cuestiones. Considero que éste era otro objetivo no declarado de dicha reforma. Si bien hay que reconocer que la alternativa, en muchas ocasiones, a la falta de acuerdos de calidad es la ausencia total de convenios colectivos, situación que tampoco es la deseable.

El acuerdo para la modificación del artículo 84 contenido en el pacto entre el PSOE y el PNV no es el primer intento de los representantes políticos del poder ejecutivo vasco para modificar esta materia. Estos intentos se relacionan con experiencias como los acuerdos autonómicos sectoriales de estructura firmados en el País Vasco para el sector Comercio y el sector Hostelería y por la suscripción de un acuerdo interprofesional de estructura para el ámbito de la Comunidad Autónoma Vasca, acuerdo pionero en el Estado. Las respuestas judiciales habidas en relación con los conflictos jurídicos planteados por la concurrencia del acuerdo interprofesional autonómico y acuerdos sectoriales autonómicos de estructura con convenios estatales es lo que ha forzado a requerir una reforma legal.

Las recetas son conocidas ya que se encontraban en versiones anteriores del Estatuto de los Trabajadores: el pacto propone una reserva material al ámbito estatal no disponible (nueva redacción del artículo 84.4 ET). Se mantiene la referencia a la jornada máxima anual como materia no negociable en el ámbito de una comunidad autónoma; ahora bien, en el supuesto en que exista un convenio colectivo o acuerdo interprofesional de ámbito estatal que regule dichas materias. No cabe entender esa reserva en términos absolutos.

Se declara la prioridad aplicativa de los convenios colectivos y acuerdos interprofesionales negociados en la comunidad autónoma (es decir, no necesariamente de ámbito autonómico, lo cual es lógico teniendo en cuenta las prácticas negociadoras en Euskadi) que cumplan la doble condición de que obtengan el respaldo de las mayorías exigidas para constituir la comisión negociadora en la correspondiente unidad de negociación y de que su regulación resulte más favorable para las personas trabajadoras que la fijada en los convenios o acuerdos estatales. La prioridad aplicativa se plantea en términos imperativos: se establece “no obstante lo establecido…” en el artículo 83 sobre la estructura de la negociación colectiva y se indica que “tendrán prioridad aplicativa”.

La principal novedad es que se resuelve una de las asignaturas pendientes de los artículos 83.2 y 84 ET: la falta de reglas para dilucidar sobre la concurrencia conflictiva de acuerdos interprofesionales.

La figura del SMR a nivel de C.A. contenido en la Ley Orgánica de Libertad Sindical pretende reconocer una realidad y conferir una especial posición jurídica a determinados sindicatos para que intervengan en el específico ámbito de su C.A. Las únicas CC.AA. con SMR a nivel de C.A. son la CAV y Galicia. El respeto a la institución del SMR a nivel de C.A., así como a su especial posición jurídica y a su autonomía colectiva, específicamente reforzada por mandato de la LOLS, exige, en mi opinión, reconocer un régimen especial para aquellas CC.AA. que cuenten con SMR a su nivel. Por ello, una estructura de la negociación colectiva centralizada y dirigida por los SMR a nivel estatal dejaría en papel mojado la figura del SMR a nivel de C.A. El hecho de que se garantice la presencia de los SMR a nivel de C.A. en las negociaciones de ámbito estatal interprofesional o sectorial no es suficiente garantía de su especial posición jurídica, dado que el juego de equilibrio de fuerzas hace testimonial su presencia en dichas unidades. De ahí que se deban preservar y garantizar unidades de negociación en las que la singular posición jurídica que se reconoce a estos sindicatos pueda ponerse en juego, siendo razonable que la ley ordinaria imponga que esa unidad sea la de ámbito autonómico, en la que, por otra parte, también intervendrán como interlocutores privilegiados los SMR a nivel estatal.

Lo contenido en este documento no deja de ser un acuerdo entre PSOE y PNV que carecen de mayoría suficiente para sacar adelante esta reforma. Ojalá esta vez haya llegado el momento de restaurar el equilibrio entre la regulación legal de la negociación colectiva y el bloque de la constitucionalidad en materia de libertad sindical y ello redunde en beneficio de la sociedad en su conjunto.

CITA: MARÍA DE LAS NIEVES MARTÍNEZ GAYOSO, “Estado de las autonomías y negociación colectiva”, Briefs AEDTSS, número, Asociación Española de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, 62, 2023.

Briefs AEDTSS, 62, 2023